TÓXICA

4bb45214c481f53779aeb5c4a69b614c

“Un corazón formado en la intriga y habituado al crimen no puede ocultar por mucho tiempo el veneno que lo alimenta, y aunque la explosión de su malicia se dilata algunas veces, al fin se descubren sus progresos”  Juan José Castelli

Es triste que tengamos que aprender a base de golpes. Sigo siendo el ingenuo de siempre, confío en quien no debo. Los secretos, para serlos, no tienen que confesarse a nadie, pues en aciagos tiempos la muda habla, y el sordo escucha. Porque aceptémoslo, hay personas tóxicas que saben muy bien ocultar su mundo oscuro. Reconozco que cuando alguien me roba el corazón y entrego mi esencia no puedo cerrar la boca. Confié en quien tenía el alma envenenada pero lo descubrí tarde. Esto no es excusa, reconozco mi culpa y mi pecado. Hice daño a quien no debía, a quien fue generosa hasta la saciedad conmigo. Me pueden perdonar pero no hay peor juez que la propia conciencia, no sé si podré perdonarme.

Como dice Castelli su malicia se dilató durante años y yo jamás percibí la más mínima de las intrigas pero, en efecto, al final se descubrió su veneno y de la forma más rastrera y perversa. Sigo diciendo que esto no me exime pero al menos me queda el consuelo de que yo he quedado como un bocazas pero la otra persona ha quedado como un ser detestable y perverso. Jamás pensé que alguien a quien aprecié tanto pudiera ser un ente tan rastrero. Me lo tengo merecido por lenguaraz.

Conocí a Cárol a través de Mina, eran amigas. Mina fue el flechazo incondicional que te ciega y Cárol la amiga confidente de ambos. Amaba a Mina y por un tiempo todo fue perfecto. Pero empecé a notar inciertas miradas  ante nuestras muestras de cariño.

Luego vino la tristeza de Mina, su padre había muerto pero incomprensiblemente no quería que nadie lo supiera. Solo yo sabría la verdad, Mina había sufrido abusos en su niñez. Hacía años que no hablaba con su padre. Muchos de sus familiares intentaron que limaran sus asperezas ignorando el trasfondo de la distancia. Achacaban su desapego a que desde niña se había llevado mal por la severidad de su progenitor. Tras muchas sesiones de terapia, ya de adulta, consiguió superar su detestable infancia. Ella deploraba aquella situación, sentimientos encontrados, por un lado se alegraba de que aquel ser enfermo y mezquino se hubiera marchado definitivamente de este mundo, y por otro aquellos pensamientos hacia el ser que le dio la vida la machacaban. Nunca se debe desear el mal del prójimo.

Cárol al notar el estado de tristeza de Mina quería saber el porqué de aquellas lágrimas tan amargas. Y así fue como Cárol, con afabilidad y preocupación por Mina me sonsacó con artimañas lo que nunca debería haberla confesado. Me reitero, esto no me exime de mi culpa.

Y fue como Cárol consolando a Mina le hizo saber que no debía seguir a mi lado, no era honesto. Por supuesto Mina pidió una prueba de mi indignidad y sin ningún reparo le contó que su secreto mejor guardado se lo había contado.

Durante unas horas la malévola Cárol consiguió su propósito: alejarme de ella. Pero tan solo por unas horas. Cuando algo vale la pena, se lucha por ello. Llamé a Mina para hablar, y ella accedió, hablamos. Aceptó mis disculpas y le hice saber que, tardara lo que tardara, no cesaría hasta redimirme.

Por supuesto no quise, ni quiero volver a saber nada de Cárol. Mina sigue hablando con ella pero ya no es la amiga que fue. Porque Mina es así, generosa hasta la saciedad, su corazón no alberga rencor ni venganza. Y yo aunque en un principio clamé resarcirme, batirme en duelo, Mina me convenció para guardar silencio. El tiempo pone a cada cual en su sitio y la realidad era que la envidia no había destruido lo nuestro. Puede que incluso algún día dé las gracias a Cárol por enseñarme una gran lección y quitar obstáculos en nuestra relación. A los que queremos se les acepta con sus virtudes y sus defectos. Y a las personas que aportan sentimientos tóxicos por mucho que se tenga clemencia, mejor mantenerlas alejadas “Padre, si quieres, aparta de mí ese cáliz. Pero que no se haga mi voluntad, sino la tuya”

Y su voluntad se hizo, aquellas fueron las horas más amargas que me han proporcionado la dicha más inmensa, la de evolucionar juntos y seguir a tu lado. Nuestra relación se ha fortalecido,  hoy damos un gran paso, nos vamos a vivir juntos.  ¡Mi extraordinaria Mina!

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s